Un simulacro más, por favor

Un simulacro más, por favor
Dra. Lissette Rolón

El lúcido Baudrillard estaría aburrido de tanta confirmación de sus tristes pronósticos sobre esa invención llamada realidad desde hace ya demasiado tiempo. Si pudiera atisbar los tinglados que tan bien se montan en los territorios perversamente colonizados a cada minuto, no sé si se le contendría el aliento pues se trata de un horror de otro sabor a los que se presenciaron y vislumbraron en el cambalache siglo XX. Y es que en el siglo XXI no nos queremos quedar atrás o, al menos, eso parece evidenciar esta década primeriza.

Algun@s seguimos confirmando las prestidigitaciones del simulacro, pero con una rabia que ya no sabemos cómo digerir. En la parcela de este lejano oeste, tan rico y tan pobre, los administradores de turno de un recinto universitario se han dado a la tarea de redundar en el desatino, la improvisación y el simulacro.

Nos dicen que sólo reconocen la legalidad de un organismo al que se le ha retirado la confianza de distintos modos. Se han creado organismos paralelos más comprometidos con las causas estudiantiles y más decididos en lucharlas dignamente. Se han presentado y ganado mociones que luego son ignoradas. Se ha auto-convocado una asamblea que no contó con las condiciones mínimas, pero que fue impecablemente orquestada. Pero todo eso es llamado ilegal, aunque cuente incluso con las venias reglamentarias. Nos dicen que no van a permitir la libre asociación sin permiso previo ni que van a conceder recesos académicos para que una asamblea auto-convocada se lleve a cabo. Pero en menos de días apadrinan un referéndum al que le conceden cuatro horas para que la comunidad estudiantil hable.

Me queda claro que sus hechos nos dicen que sólo algun@s pueden hablar y reunirse con su venia, mientras a otr@s les pretenden amarrar la voluntad con entredichos legalistas, con amenazas de cancelación del semestre y con otras estratagemas. Me queda claro que juegan a ser democráticos y creen saber en qué eventos se agota semejante reto. Me queda claro que no saben que la democracia imperfecta en que vivimos, por ello precisamente, consiste en un ejercicio racional constante que supone, justamente, la libre expresión de las minorías y la evaluación de las ideas y de los argumentos por sus méritos y no por los números.

Me parece que no tienen idea de la historia universitaria reciente, ni mucho menos de la remota. Me parece que ignoran hasta lo más simple sobre la fuerza moral de los movimientos sociales. Estoy convencida que habrían prohibido estudiar a las mujeres si hubieran nacido unas centurias antes. Estoy segura que seguirían defendiendo la segregación entre negros y blancos bajo el amparo del simulacro de la mayoría participativa y no sé qué otros simulacros de democracia. Me queda claro que bendecirían todo aquello que diga la ley y el orden porque así lo deciden los que mandan y nada más. Estoy segura…

Otro simulacro más, por favor… a ver si lo ven claro l@s que faltan…

This entry was posted in Luchas. Bookmark the permalink.

One Response to Un simulacro más, por favor

  1. Pingback: Primavera y democracia, parte dos / Rima Brusi « ENCUENTRO… AL SUR

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s