No aclares, que oscurece

“Palabras con luz” en el primer día de huelga indefinida en el RUM

Jocelyn A. Géliga Vargas, Profesora, Departamento de Inglés

“No aclares, que oscurece”

Proverbio argentino

El comunicado que diligentemente enviara a la prensa el rector interino del RUM, Jorge Rivera Santos, el martes, 4 de mayo—primer día de la huelga estudiantil indefinida en el Recinto reconocido por su “antes, ahora y siempre”—abonó al dime y direte mediático que minuto a minuto banaliza aquel cuarto poder con el cual soñó Edmund Burke en la antesala de la Revolución Francesa. Razones le sobran a Burke para revolcarse o para que lo revolquemos hoy en su tumba, pero nosotros, los vivos, evidentemente tenemos otras razones para animarnos—y, ¿por qué no? también revolcarnos—en el Recinto, en los recintos y en Puerto Rico en general. Así nos lo recuerda el comunicado del rector expeditivamente enviado a través de la red interna de comunicaciones bajo la ya conocida, pero siempre promisoria, consigna de lucha administrativa: Rector Informa.

La sabiduría popular indica que no es conveniente predicar la moral en paños menores. Si bien me inclino a debatir este punto, así como la premisa sexista del dicho original, me valgo del adagio para evitar entrar aquí en lo que, académica y periodísticamente, me tienta: un análisis de las expresiones de los comunicados de Rector Informa en el marco de los discursos mediáticos de las pasadas semanas respecto a “el movimiento estudiantil” o “los líderes estudiantiles” versus “ la Universidad” (léase, la administración universitaria). Carezco del tiempo y del espacio de reflexión necesario para hacerlo. Por tanto, opto por evitar caer en el dime y direte que reproduce el comunicado y me limito a evocar simple y llanamente las “palabras con luz” que cierran con broche de espejitos (como aquellos que supuestamente recibieron los taínos a cambio de oro) las expresiones de Rivera Santos.

“Hacemos un llamado a la cordura y al sosiego para mantener la calma, esperando la solución de los conflictos

En la innegable simpleza de este trillado sound bite subyace la complejidad que anima el movimiento estudiantil que hoy repiensa y rehace no sólo la Universidad, sino el país. Para descorrer este velo apelo a la etimología con miras a demostrar la importancia de la (re)educación humanística, interdisciplinaria y crítica de nuestros estudiantes y de los líderes que pretenden dirigir sus destinos. Una somera consulta al Diccionario de la Real Academia Española basta para ilustrar las contradicciones y tensiones inherentes en este facilón llamado que, al compás de colorín colorado, pretende encauzar a sus lector@s “informados”” (léase infantilizad@s).

Cordura:

La palabra cordura se deriva de cuerdo, término derivado del latín cor, cordis, que significa corazón, ánimo.

Sosiego:

La palabra sosiego se deriva de sosegar, término derivado del latín sedēre, que significa estar sentado.

Calma:

La palabra calma se deriva del latín cauma, derivada a su vez del término griego bochorno. Algunas de las acepciones contemporáneas de este término merecen mención:

· Aire caliente y molesto que se levanta en el estío.

· Desazón o sofocamiento producido por algo que ofende, molesta o avergüenza.

· Encendimiento y alteración del rostro por haber recibido alguna ofensa o sentirse avergonzado.

Conflicto.

La palabra conflicto se deriva del latín conflictus, que significa chocar contra algo, luchar, inquietar.

Recordemos el adagio antes citado: “No aclares, que oscurece.”

El llamado que, en primera persona plural (¿inclusivo o pudoroso?), concluye el comunicado que manifiesta una política de puertas abiertas al diálogo nos incita a la cordura. Invita, por tanto, a aquellos convidados a cruzar el cobertizo administrativo para entablar un diálogo a expresar lo que dictan sus ánimos y sus corazones (en su caso, a la luz de las consultas democráticas realizadas, inclusivas y expansivas). Apela, por tanto, a la emotividad colectiva que se ha negado a permanecer sosegada, es decir, sentada. Evoca el bochorno como propuesta paternalista que pretende desplazar la vergüenza propia y adjudicar las ofensas a un estudiantado que ha alterado y enardecido no sólo su rostro, sino su cuerpo entero para articular la desazón y el sofocamiento nacional. Convoca, en fin, a esperar por soluciones a los choques, las luchas y las inquietudes que hoy, históricamente en el recinto, en los recintos y en Puerto Rico, confrontamos.

En medio de esta penumbra discursiva los estudiantes del RUM han esclarecido los sentidos de estas palabras con sus prácticas. Demuestran que la luz no irradia sólo de las palabras, sino que se refleja y nos destella con sus acciones.

Próximamente leeremos, aunque seguramente no minuto a minuto en los medios ni por las vías oficialistas de las redes de comunicación “universitaria”, capítulos y lecciones de actos iluminadores que aclaren el vacío tenebroso de las trilladas palabras con luz.

This entry was posted in Luchas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s