Querida Abby-chuela responde a los estudiantes

(5 de junio de 2010)

Querida Abby-chuela:
“El 11 de junio se supone que era mi graduación.” Eduardo Náter, estudiante de 5to año de Ingeniería Civil, RUM

Querido Eduardo:
Tu graduación podría haberse dado el 11 de junio si la administración universitaria hubiese estado dispuesta a escuchar los reclamos estudiantiles que pretenden asegurar que no sólo te gradúes del RUM, sino también que miles de jóvenes puertorriqueños que aún no han logrado cursar los cinco años de estudios universitarios que ya tienes debajo de la manga puedan hacerlo en el futuro en cualquiera de los 11 recintos de nuestro sistema de educación superior pública. Tu graduación probablemente se dará después del 11 de junio y tendrás ocasión de celebrar junto a los tuyos el fruto de tu esfuerzo. (Abby-chuela también estará allí para celebrarte y celebrar los logros de todos tus pares.) Por el bien de tu futuro, el de tus pares y el del país te recomiendo que le exijas a la administración que tome en cuenta los efectos que su estrategia de dilatación en las negociaciones tienen para los estudiantes que necesitan graduarse este año y en los años venideros. No pienses sólo en tus abby-chuelas; la UPR es un país, nuestro país.

Querida Abby-chuela:
“Si no termino este semestre, no me puedo graduar el próximo mayo.” Andrea Acevedo, estudiante de 4to año de Psicología, UPR-Río Piedras

Querida Andrea:
Tienes la fortuna de ser parte del recinto que cuenta  con la mayor trayectoria y visibilidad nacional e internacional en las luchas por una educación superior pública de calidad en el país. Como colega jerezana, Abby-chuela te recomienda tomar provecho de esta oportunidad, informarte sobre las negociaciones en curso y ejercer libremente tu criterio sin dejarte manipular por los elementos externos que realmente amenazan el futuro de nuestra Universidad. Podrás terminar el semestre si la Rectora de tu recinto, Ana Guadalupe, desiste en la implementación de impopulares y extremas medidas que atentan contra el avance de las negociaciones que te permitirían a ti y a tus pares terminar el semestre, y a miles de jóvenes puertorriqueños iniciar, continuar y concluir semestres de formación universitaria en la IUPI. No pienses sólo en tus abby-chuelas; la UPR es un país, nuestro país.

Querida Abby-chuela:
“No he podido terminar el curso. Por la huelga, perdí el dinero.” Roberto Rodríguez, estudiante de curso corto de Propuestas, UPR-Humacao

Querido Roberto:
Entiendo tu frustración como estudiante “no tradicional” en el sistema UPR. Sospecho que, como lo hice yo y mis padres, te estás forjando y formando “desde abajo”. Por eso es que tu postura me resulta más conmovedora y preocupante que las de Eduardo y Andrea. La huelga no es la razón por la que, según dices, perdiste tu dinero.

En primer lugar, como estudiante y como ciudadano te corresponde exigirle a la administración universitaria que tanto dinero pagó por publicar tu acotada y descontextualizada cita (que seguramente no representa tu capacidad de análisis) en los medios del país que honre los términos de tu pago del curso corto de Propuestas en el cual te matriculaste en UPR-Humacao. En segundo lugar, te insto a organizarte junto a tus pares para asegurar que se terminen no sólo tu curso, sino todos los cursos que han quedado en suspenso en los 11 recintos de la UPR por cuenta de la intransigencia de la administración universitaria. Estos “cursos” no sólo incluyen clases y secciones, sino también incontables cursos de acción, planes y medidas, para que no sólo , sino miles de jóvenes puertorriqueños puedan  encauzar sus futuros. No pienses sólo en tus abby-chuelas; la UPR es un país, nuestro país.

Querida Abby-chuela:
“Se supone que empiece en agosto la Escuela de Medicina.” Osvaldo Laurido, estudiante de 4to año de Ciencias Naturales, UPR-Río Piedras

Querido Osvaldo:
De entrada, recomiendo que leas mi respuesta a Andrea para que te ubiques en tu contexto y liberes tu capacidad de pensamiento crítico. Es probable que a ti te toque la peor parte en la discusión pública de la más reciente propaganda ideológica publicada por la administración de la UPR que se arroga el derecho de hablar en nombre de la Universidad y los universitarios.

Al posicionarte, o al dejarte posicionar, como futuro estudiante de Medicina, el público general entiende que eres un privilegiado o un “blanquito”. Al posicionarte, o al dejarte posicionar, como un egoísta interesado solamente en tu futuro profesional, te has expuesto al antagonismo de los miles de universitarios, tus pares, que una y otra vez han ratificado votos de huelga y demandado negociaciones para el bien colectivo del presente y del futuro de la Universidad de nuestro país. Todavía puedes “suponer” que tanto como miles de universitarios cumplirán sus planes de formación académica y ciudadana en agosto. Te corresponde a ti y a ellos exigir que la administración universitaria negocie con los estudiantes electos para representar sus reclamos colectivos.

El estudiantado actual del sistema UPR y los que aspiran a unirse a sus filas en el futuro, al igual que tú, Eduardo, Andrea y Roberto, quieren estudiar. Sobre ti, Eduardo, Andrea, Roberto y los miles de estudiantes que apuestan al futuro de la Universidad de Puerto Rico y a sus frutos para las generaciones venideras recae la responsabilidad de informarse y asumir una actitud crítica ante los egoísmos, protagonismos y partidismos que nos han comido tanto los dulces como las habichuelas. No pienses sólo en tus abby-chuelas; la UPR es un país, nuestro país.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

3 Responses to Querida Abby-chuela responde a los estudiantes

  1. Harold Omil says:

    Muy bien pensadas respuestas, abuela Abby-Chuela. A eso me uno para invitar a mis “companeros” a que dejen de pensar en sus habicuelas perdidas… todavia nos queda arroz en los portones!!!! Unanse!!!!

  2. Juan Cruz says:

    Me parece interesante el sabor que deja el artículo, de que este grupo de personas que no cree en la huelga son egoístas, mientras que los pro-huelga actúan por el bien común. Si se desea crear una imagen un poco más real (menos parcializada), pienso que se deberían presentar argumentos como los siguientes.

    Querida Abby-chuela:

    “Estoy preocupado, pero sé que tus sabios consejos resolverán todo problema. Estoy de acuerdo con que el estudiantado debe demonstrar su indignación hacia los abusos de la administración y del gobierno. También pienso que los estudiantes deben ejercer presión para tratar de limitar el daño que estos hacen. Pero me preocupa la efectividad y la validez de una huelga estudiantil extendida como la que se ha llevado a cabo.
    Me preocupan los innumerables millones de dólares que ha perdido la Universidad de Puerto Rico (mi universidad, nuestro país) a causa de la huelga. También me preocupan todas las abby-chuelas del pueblo de Puerto Rico que se han ido por el inodoro por todas las repercusiones económicas que la huelga conlleva. Esto es lo menos que necesita Puerto Rico ahora mismo, y me preocupa como esto afectará el futuro de la Universidad y la capacidad de que generaciones futuras tengan la misma calidad de educación que nosotros.
    Me preocupa el daño que la huelga hace a la reputación de la Universidad de Puerto Rico. Muchas investigaciones se han visto afectadas negativamente; aunque los investigadores pueden entrar al recinto, no pueden entrar los técnicos, secretarias y otro personal esencial para llevar a cabo investigaciones de forma continua. Me preocupa el que las compañías tengan que pensarlo dos veces la próxima vez que vayan a invertir su dinero en nosotros, y como este daño puede afectar la calidad de nuestra Universidad en el futuro.
    Me preocupa el que se violen los derechos de mis compañeros. Yo puedo estar dispuesto a poner en riesgo mis abby-chuelas para sacrificarme para una causa. Pero ya estaría cruzando la línea cuando desee poner en riesgo las abby-chuelas de mis compañeros sin su consentimiento para apoyar esta causa. Ellos tienen el perfecto derecho de no desear poner en riesgo sus futuros por la causa, y yo tengo que respetar eso (si, por más que me duela). Una huelga de hambre no se puede llevar a votación por mayoría; la huelga de hambre la hace quien desee hacerla.
    Me preocupa la efectividad de la huelga. A pesar de crear todos estos males, hemos visto que la administración aun no quiere cooperar, y que los logros son limitados. Me preocupa el que al poner todos estos riesgos en una balanza contra las posibilidades de avances para generaciones futuras mediante acuerdos, no es tan claro si el resultado neto es positivo o negativo. Me preocupa que la huelga solo cumpla con las metas a corto plazo de expresar nuestra indignación, y de sentir que estamos defendiéndonos y expresándonos, pero que el efecto neto final posiblemente sea desastroso. Me sorprende la seguridad con la que algunos apoyan la huelga, sin aceptar que la realidad no es blanca ni negra, sino gris. También me sorprende la facilidad con la que algunos juegan con fuego al jugar dados con el futuro de mi país y mi Universidad, y como violan los derechos de otras personas pensando que todo el mundo tiene que pensar como ellos.” Juan Cruz, estudiante de Ingeniería Mecánica 5to año, UPR-Mayagüez

  3. CHUELA says:

    QUE TAL, SOY MEXICANO Y COMO YA TE HABRÁS DADO CUENTA MI APELLIDO ES CHUELA…¿ QUE SIGNIFICADO TIENE EN ESTE FORO LA PALABRA CHUELA? AGRADECERÍA TU RESPUESTA PARA CONOCER ESTAS CURIOSIDADES DE LA VIDA

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s